domingo, 16 de agosto de 2015

Aquí la vida

AQUÍ LA VIDA es a veces
tan mediocremente humana
como un sinnúmero de caras soñolientas
que no sabemos en qué entretenernos
para no llegar a la noche destrozados
o morirnos allí mismo de vergüenza

pero otras veces el lapacho
se burla del invierno
y aquel niño
se pasa la tarde atado a la pandorga
y nosotros
los que caminamos las calles a diario
dejamos caer un jazmín risueño
o perdemos los ojos
entre el follaje del río